Centre Comercial al Centre Direccional (per Dani Morales)

El pasado 25 de julio la Comisión de Urbanismo de Barcelona aprobó inicialmente el plan director del Centre Direccional de Cerdanyola, unos terrenos que están en este municipio a caballo del sincrotrón Alba y de la Universitat Autònoma de Barcelona (UAB). ¿Qué particularidad tiene este proyecto con una superficie total de más de cuatro millones de metros cuadrados de superficie? Pues sencillamente que de salir adelante albergará el centro comercial más grande de Catalunya en un espacio que estaba reservado, en parte, para la implantación de empresas tecnológicas. En total, se ha previsto destinar la friolera de 217.258 metros cuadrados de techo edificable a una superficie comercial. Mayor que La Maquinista que con la ampliación llegará a los 145.000 metros cuadrados. Grandes cadenas de distribución internacionales y fondos de inversión ya han mostrado a la Generalitat su interés en hacerse con este gran complejo comercial y de ocio, que también contará con un hotel. Sin embargo, fuentes del Departament de Territori i Sostenibilitat explicaron a La Vanguardia que se había decidido modificar parte de los usos previstos a actividad comercial, debido al interés mostrado por las grandes distribuidoras a implantarse en esta zona. Con todo, advierten que se siguen manteniendo terrenos para el desarrollo de operaciones relacionadas con la economía del conocimiento. Estas mismas fuentes señalan además que el proyecto ya estaba previsto en el plan general metropolitano de 1976, aunque se ha de señalar que durante estos años ha sufrido diversas modificaciones y la última es la que se aprobó inicialmente el pasado mes de julio.

El plan para construir el centro comercial, pisos y oficinas se desarrolla en unos terrenos situados entre Cerdanyola y Sant Cugat.

Territori i Sostenibilitat considera que la iniciativa es aún “muy embrionaria” y el Departament d’Empresa i Ocupació, que dirige Felip Puig, aseguró que el proyecto deberá tener la aprobación final de la Comisión de Urbanismo de Barcelona y que, en todo caso, no es “el modelo comercial que desea implantar en Catalunya”. Con todo, consultores inmobiliarios consultados por este diario aseguran que algunas empresas han mantenido reuniones con el conseller para mostrarle su interés por el futuro macrocomplejo comercial.

El plan director al que ha tenido acceso La Vanguardia prevé, además de la superficie comercial, un total de 200 hectáreas destinadas a espacios libres y 24 hectáreas más a equipamientos. También se espera construir 4.714 viviendas libres y protegidas y reservar parte del espacio para empresas vinculadas al Parc de la Ciència i la Tecnologia. Es precisamente en parte de estos terrenos donde se desarrollará la gran superficie comercial que, según reza en el proyecto, se ubicará “con fachada a la AP-/ B-30 y de manera adyacente a la futura estación intermodal”. La parte posterior de este macrorrecinto, estará relacionado con el futuro crecimiento residencial que se espera desarrollar en la zona. La intención es que goce de buenas conexiones viarias.

Así las cosas, las viviendas se situarán en la parte posterior para preservarlos del corredor ferroviario del Mediterráneo que discurre paralelo a los terrenos y que le aportarán una mayor centralidad. De hecho, el horizonte de desarrollo de todo el planeamiento es de 25 años, aunque la superficie comercial podría estar operativa en unos seis años.
Una de las principales dificultades que plantea el proyecto es la situación en la que se encuentran 43 hectáreas de terrenos que están afectadas por diversos vertederos o son suelos contaminados. La instalación de nueva actividad en ellos requerirá su adecuación para que puedan albergar nuevos usos. Además el plan director está vinculado a la creación de un corredor verde que permitirá la conexión entre los espacios naturales externos al ámbito de Collserola y Sant Llorenç del Munt, que forman parte de lo que se llama el anillo verde.
Lo cierto, es que la puesta en marcha de la tramitación de este plan director ha causado cierto revuelo y, aunque parece que la superficie comercial prevista ha pasado inadvertida, no lo ha hecho la manera en la que se impulsó. El plan director lo encargó el anterior conseller de Territori i Sostenibilitat, Lluís Recoder, el 24 de diciembre del 2012. Justo antes de su dimisión y de que Santi Vila pasase a dirigir este departamento, según denunció el diputado Salvador Milà en una sesión parlamentaria.
El encargo se hizo directamente al Incasòl y no al Centre Direccional de Cerdanyola, un organismo en el que están presentes al El plan director estuvo en exposición pública hasta la semana pasada y ahora deberán resolverse las alegaciones recibidas durante estos meses. El Institut Català del Sòl (Incasòl) es propietario de la mayor parte de los terrenos que inicialmente debían dar cobijo a compañías relacionadas con las nuevas tecnologías y vinculadas a las tareas que se desarrollan en el sincrotrón. Esta empresa pública es la promotora del plan que se llevará a cabo en unos terrenos que hace tiempo que promociona a través de la entidad Barcelona Triangle Econòmic. Una apuesta de la Generalitat, el Incasòl y el Ayuntamiento de Barcelona para promover el desarrollo de nuevos proyectos estratégicos, en teoría vinculados a la economía del conocimiento. 50% la empresa pública de la Generalitat y el Ayuntamiento y que hasta el momento habían decidido en consenso el desarrollo de esta basta área. PSC, ERC, ICV y la CUP criticaron al gobierno de CiU por redactar el plan director a espaldas del Ayuntamiento de Cerdanyola. Sin embargo, la Generalitat cree que “el centro direccional constituye un ámbito de interés supramunicipal, atendiendo que su desarrollo constituye una actuación de especial relevancia social y económica”.
El proyecto urbanístico viene acompañado de un plan de movilidad de la zona –elaborado por al empresa Transfer Enginyeria– que revela que este nuevo polo de actividad puede llegar a acoger 39.200 empleos y formar un barrio de 11.700 nuevos residentes. Una de las primeras conclusiones es que se generarán 359.382 desplazamientos diarios, de los que 129.873 estarán vinculados a la futura gran superficie.
Hace años que tanto la Generalitat como el Ayuntamiento de la capital catalana impulsan a través de Barcelona Econòmic Triangle el desarrollo de estos terrenos que discurren paralelos al corredor Mediterráneo. Su proximidad con la ciudad, a tan sólo 15 kilómetros, revela esta gran parcela como un lugar estratégico para Barcelona y todo el área metropolitano. De momento, la única gran pieza que se consiguió construir es el sincrotrón Alba, un gran microscopio consagrado a investigar mediante la luz partículas mínimas de materia. Es la primera instalación de este tipo del sudoeste de Europa y, actualmente, sólo existen 49 instalaciones de luz sincrotrón en todo el mundo. La instalación tuvo un coste de 203 millones de euros. El área pretendía convertirse en un espacio de intercambio entre las empresas públicas, privadas y la universidad, pero la crisis económica echó por tierra estos planes.

La modificación del PGM del plan director comportará una revalorización del suelo. Según el proyecto, el suelo donde se construirá el centro comercial y el hotel una vez se lleve a cabo la tramitación urbanística tendrá un valor de 106 millones de euros.

Advertisements

About alxcuesta

Estudiante, arquitectura, conocimiento general, razonamiento, con_juicio, sin_prejuicios...

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: